image/svg+xml

A seguir reproduciendo conocimiento!

Termina un gran proceso para la primera cohorte del Frictionless Data for Reproducible Research Fellowship. Un proceso de grandísimos y valiosos aprendizajes que, sí y sólo sí pudieron darse, gracias al trabajo colaborativo entre todas las personas que participaron.

En un inicio, recuerdo el gran miedo (que de alguna forma todavía persiste, pero más levemente) de no contar con las habilidades técnicas requeridas para poder llevar a cabo mi proyecto, pero poco a poco fui conociendo y sintiéndome apoyada por mis compañeros y compañeras, que con muchísima paciencia me llevaron de la mano para no perderme en el proceso.

Recorrí gracias a este equipo, las playas de M’orea con los datos de Lily, aprendí de formas de investigación por fuera de mi campo de experiencia con Ouso y Mónica. Reconocí el gran trabajo que realizan investigadores e investigadoras para defender el conocimiento más abierto, equitativo y accesible.

Si bien nuestro recorrido compartido termina acá, puedo resaltar que a pesar de la crisis que nos llevó a cambiar muchas acciones con COVID-19 durante nuestro programa, logramos encontrarnos aunque fuese virtualmente, no sólo para compartir entre nosotres, sino también con una gran audiencia para nuestro taller sobre el uso de herramientas y metodologías del programa. Una gran actividad para reforzar la importancia de compartir conocimiento, y hacerlo más accesible, mucho más en tiempos de crisis.

Agradezco al Open Knowledge Foundation por haber llevado a cabo este programa, y les invito a todas las personas a que recorran la información que produjimos durante estos meses de trabajo. Termino este proceso de aprendizaje con la convicción todavía más fuerte sobre lo necesario qué son los procesos colaborativos que buscan aperturar y democratizar la ciencia y el conocimiento. Mucho más en estos tiempos en los que la colaboración y puesta en común del aprendizaje nos hará más fuertes como sociedad.